• Costa Da Morte, costa salvaje y virgen en Galicia

    La costa atlántica de Galicia, que comprende la famosa Costa da Morte es una región espectacular, donde la naturaleza sobrecoge e impresiona con preciosas playas, grandes acantilados y un encanto propio de una de las últimas regiones de costa casi salvaje que se conservan en España.
  • La costa occidental de Asturias

    Con una naturaleza exuberante, preciosos pueblos tradicionales y uno de los tramos de costa mejor conservados de toda España, lejos de la urbanización salvaje, la costa occidental de Asturias es una zona maravillosa donde disfrutar de playas, mar, paisajes costeros y una fantástica gastronomía.
  • Por las calas de Begur en la Costa Brava

    La Costa Brava alberga algunas de las calas más bonitas del Mediterráneo. En concreto la costa de Begur acumula algunas de las más representativas, calas de ensueño que poco tienen que envidiar a las de otros destinos más famosos como Menorca.
  • Tossa de Mar, una ciudad amurallada en la Costa Brava

    Ahora que nos acercamos al verano es la época ideal para visitar este precioso enclave de la Costa Brava gerundense. Tossa es un precioso pueblo coronado por los restos de su castillo que cierran una magnífica bahía de aguas cristalinas donde se encuentra una de las playas urbanas más bonitas de esta zona del Mediterráneo. Y es que además de su precioso casco antiguo Tossa nos ofrece una fantástica playa donde darnos un chapuzón mientras contemplamos las murallas y el castillo.
  • Desde Getxo a Lekeitio por la costa vizcaína

    Hoy vamos a presentar un recorrido por buena parte de la costa vizcaína, desde Getxo hasta Lekeitio. Es un recorrido ideal para una escapada de dos o tres días y que incluye todos los puntos de interés de la costa, ideal para complementar con una visita a Bilbao por ejemplo. Nos centraremos en la costa, sus playas, acantilados, paseos…
  • Un día en la ciudad medieval de Frías

    El pequeño pero encantador pueblo de Frías está situado sobre un cerro sobre la llanura a través de la cual discurren las aguas del Ebro. Es un pueblo bastante pequeño pero está cuidadosamente conservado y se encuentra  presidido por el Castillo de los Velasco y su imponente torre. Es uno de los pueblos más bonitos de España.